ACERCA DE LA OBRA

En estos trabajos no hay propuestas, mensajes ni intención para la toma de conciencia de ningún tema de los tantos que afectan al ser humano.

Solo un acercamiento al hombre y la mujer individual, libre de presión social, que trabajan en soledad con sus propias manos, modificando la naturaleza en actitud armónica.

El trabajo solitario genera alegría por la creación en sí misma pero también se inclina hacia la angustia existencial propia del hombre solo ante el universo.  

Todo; en un intento por tomar distancia de miles de propuestas propias de líderes, dirigentes y profetas de variado pelaje, que en la historia de la humanidad produjeron magros resultados o decididamente calamidades.

De las cenizas de todo proceso social, solo quedan los hombres y mujeres que, en la intimidad de su trabajo solitario, vuelven a poner el mundo en funcionamiento

 

PRESENCIA DE LAS MANOS

Todas las obras están hechas con las manos y en casi todas aparece una o varias de modo casi obsesivo.

La mano en los Primates comenzó a tener un rol protagónico hace más o menos 1 millón de años. Ambos, mujer y hombre se pararon decididamente en dos patas y quedaron con Las Manos libres para iniciar la gran carrera evolutiva que desemboca en el Homo Sapiens

La Mano y las obras que derivaron de ella, en armonía con el desarrollo del cerebro, colaboraron para que ambos se conviertan sin ánimos presuntuosos, en seres pensantes.

El impacto emocional que la obra resultante del trabajo con sus propias Manos, produjo en nuestros primos Australopitecos, debió ser impactante en el momento de esa toma elemental de conciencia. 

La Mano en la era digital queda con un rol desdibujado, en mezcla indiferenciada con otras manos masificadas y anónimas.

Las Manos libres permitieron iniciar la gran carrera evolutiva que desemboca en los antropoides actuales. Este, y miles de millones de nuestros congéneres hoy utilizamos las manos libres para comunicar nuestras grandes novedades por el celular mientras conducimos nuestro automóvil, fabricado mediante robótica, o sea sin manos.  

Los trabajos que se muestran podrían haberse realizado con mayor excelencia con una impresora en tres dimensiones.  La carga emocional en el observador posiblemente sea la misma y el vértigo causado por el avance tecnológico posiblemente supere la virtud del trabajo manual.

En el trabajo ancestral La Mano personaliza la obra y remarca la individuación en el trabajador y artista. En el mundo contemporáneo el trabajo manual, tiene una consideración devaluada, masificada y anónima.

La Mano, en actitud creadora solitaria, permite al hombre y a la mujer encontrarse directamente con el resultado de su trabajo. Esta situación es inexistente en la franja gris del trabajo colectivo.

Se intenta un timido acercamiento hacia el hombre y la mujer que trabaja y al artista individual y solitario, que con sus Manos crea, en comunión con la naturaleza.

Con justicia se posiciona a estos hombres y mujeres que trabajan con sus manos,  por encima de la masa indiferenciada que reclama confort, satisfacción inmediata, usufructo de los adelantos tecnológicos y derechos, sin la más mínima conciencia del modo en que se generan los motivos de sus reclamos.

 

ACERCA DE LOS MATERIALES

Los materiales usados son los que se frecuentaron en la vida de trabajo dentro de la profesión.  

Algunos, son más nobles como la arcilla, yeso, piedra, madera o cera virgen. Otros, son desagradables al tacto al olfato y potencialmente contaminantes, como las resinas epoxi y poliéster, pero usados con cariño, son útiles para una cantidad innumerable de cosas.

El laboreo y técnicas de trabajo van desde el tallado y pulido de piedra y madera, el modelado de arcilla y cera virgen, moldeado y colado de resinas epoxi, poliéster y metales de bajo punto de fusión.

En el moldeo se utilizó yeso y arcilla refractaria, caucho de siliconas y alginato.